Douro Superior

Las maravillas del Duero Superior

Entre las montañas y valles de la región vinícola del Duero, donde Portugal se encuentra con España, está sucediendo algo espectacular. Nuevos viñedos, nuevos propietarios y nuevos vinos están surgiendo en una zona que hace apenas 30 años era relativamente inaccesible.


un poco de historia

En 1756, el Duero se convirtió en una de las primeras regiones vitivinícolas definidas del mundo, con el decreto del Marqués de Pombal, Primer Ministro de Portugal, para impedir que los comerciantes británicos importaran vinos de fuera del Duero y los etiquetaran como Duero. El Duero Superior era tan remoto que esta espectacular región no fue demarcada como parte del Duero hasta 1907. Sin embargo, su historia se remonta a mucho antes.

En el corazón de la región del Duero Superior se encuentran las increíbles pinturas rupestres de Vila Nova de Foz Côa, registradas por la UNESCO. Aunque no fueron reconocidos oficialmente hasta la década de 1990, se remontan al año 20.000 a.C., lo que los convierte en algunos de los más antiguos del mundo. Su presencia subraya y enfatiza la antigüedad palpable y aún viva de la región.


La exploración de los productores en el Duero Superior

El clima más seco y cálido del Duero Superior aporta a los vinos un extra de volumen y un componente aromático que los distingue de otras subregiones.

Los enólogos de la región tradicional del Duero, Cima Corgo, se han dirigido al Duero Superior, aprovechando la oportunidad de expandirse en un lugar con condiciones ideales, incluidos suelos de granito y esquisto, para la creciente demanda de vinos del Duero.

En el Duero Superior se plantan las mismas uvas que en Cima Corgo, destacando la Touriga Nacional, Tinta Roriz, Touriga Francesa, Sousão, Tinta Barroca y Tinta Cão, siendo la Touriga Nacional la variedad dominante, mientras que en los viñedos más viejos hay una mezcla desconcertante de más de 30 variedades.

Nombres como Quinta do Crasto, Quinta do Vallado y Quinta de la Rosa producen vino aquí. Los inversores externos en Colinas do Douro también compraron terrenos. La familia Symington, propietaria de la mayor superficie de viñedo del Duero, tiene viñedos junto al río Duero y más de 200 hectáreas en el valle del río Vilariça junto al río Sabor. Otros proyectos nuevos, como el Conceito de la familia Marques, surgieron de productores locales que comenzaron a embotellar su vino.

Sophia Bergqvist, propietaria de Quinta de la Rosa, adquirió la propiedad Quinta das Bandeiras en 2005. Dice que los vinos elaborados allí bajo la marca Passagem "tienen una seducción y una exuberancia que siempre sorprende. Son voluptuosos, con aromas intensos, pero, al menos al mismo tiempo, mucho equilibrio y frescura."

A medida que se remonta el río, el Duero Superior comienza su espectacular paisaje en la presa de Valeira. En un campo remoto, entre rocas, es un lugar salvaje e inhóspito. 

Estas montañas bloquean la mitad de la lluvia que proviene del Océano Atlántico, por debajo de la ya pequeña cantidad de Cima Corgo. El resultado es que el Duero Superior es árido. La mayoría de los viñedos están plantados junto a ríos, ya sea el Largo Duero o sus afluentes. Allí las vides pueden aprovechar la humedad y mayor humedad del aire.

Con la llegada de nuevos productores, los existentes elevaron la calidad de sus vinos, como lo demuestra la familia Olazabal en Quinta do Vale Meão. Los descendientes de Doña Antónia Ferreira, que compraron y plantaron la propiedad en 1877, maximizaron el potencial para los vinos del Duero, reconociendo que las tierras bajas son "excelentes para los vinos del Duero, pero no tan buenas para el vino de Oporto".


Seleccionamos algunos vinos increíbles del Duero Superior para degustar:

Regresar al blog

Deja un comentario

Otros artículos