O Fascínio da Cortiça na Indústria do Vinho

El encanto del corcho en la industria del vino

Hasta mediados de los años 90, prácticamente todas las botellas de vino se cerraban con tapones de corcho. A pesar de los intentos de introducir alternativas como las tapas de aluminio ROTE (roll-on a prueba de manipulaciones) o ROPP (roll-on pilferproof), también conocidas como tapones de rosca, la industria del vino se ha mostrado reticente a adoptar estos cambios. Esto plantea la pregunta: ¿Cuál es el eterno encanto del corcho?

El olor a corcho siempre ha sido un desafío en la industria del vino, lo que ha dado lugar al ritual en los restaurantes de ofrecer una pequeña muestra a los clientes antes de servir la bebida. Sin embargo, el olor a corcho se convirtió en un problema importante, especialmente en regiones como Australia, que parecían recibir corchos de menor calidad. Con la expansión del mercado del vino en la década de 1990, la demanda de corcho creció, pero el control de calidad se convirtió en una preocupación mayor.

El punto de inflexión se produjo a mediados de los años 90 con la aparición de los primeros corchos de plástico. En el año 2000, las cápsulas ganaron popularidad en Australia, que rápidamente adoptó este método de sellado. Pero ¿por qué la industria vitivinícola ha permanecido fiel al corcho durante tanto tiempo?

Parte de la respuesta surgió durante las pruebas de varias alternativas. A diferencia de las bebidas espirituosas, el vino es muy sensible a la oxidación y tiene una química compleja después del embotellado. Sellar una botella de vino no se trata sólo de mantener el líquido dentro y el aire fuera.

Al optar por corchos de plástico, los productores buscaban un sellado eficaz contra el aire y los líquidos, sin riesgo de olor a corcho. Sin embargo, el plástico permite que el gas se difunda, lo que da como resultado una tasa de transferencia de oxígeno (OTR). En el caso de los primeros corchos de plástico, esto significaba que los vinos podían oxidarse rápidamente, aunque algunos tintos robustos muestran una mayor durabilidad debido a los compuestos fenólicos.

El vino, por su sensibilidad a la oxidación, requiere una atención especial. Comparado con muchas otras bebidas, el vino enfrenta desafíos únicos. El misterio detrás del atractivo continuo del corcho parece residir en la complejidad y delicadeza de la naturaleza del vino, lo que lleva a la industria a continuar explorando y perfeccionando métodos de sellado que preserven su calidad distintiva.
Regresar al blog

Deja un comentario

Otros artículos